Jul 17

Productividad, Salud y Ejercicio Físico

Cinco Dimensiones de Dynergy

El ejercicio físico practicado de forma regular tiene un efecto positivo en nuestra salud y en la productividad de nuestras empresas.

Por un lado la realización de ejercicio físico adaptado a ‘nuestras capacidades’ y practicado de forma regular tiene un efecto positivo en nuestra salud, reduciendo por tanto el absentismo en nuestras organizaciones con una relación directa en la productividad.

Durante el ejercicio físico aumenta el nivel de serotonina, un neurotransmisor vinculado con el estado de ánimo y como sabemos a mejor estado de ánimo (cosa cada vez más difícil de conseguir hoy en dí)  mayor productividad.

Por otro lado también está demostrado que el ejercicio físico tiene un efecto positivo en la reducción de los efectos negativos del stress, el desarrollo de nuestra capacidad mental y al aumentar nuestra sensación de bienestar nos hace rendir más.

Gracias a diferentes estudios, la comunidad médica ha llegado a la conclusión, que la práctica de ejercicio físico de forma regular actúa como una vacuna para nuestro sistema inmune. Por tanto el efecto es doble, no solo nos sentimos con más energía, sino que ademásreducimos la probabilidad de contraer enfermedades.

La práctica de ejercicio físico de forma regular ayuda a liberar stress. Pero, un partido de tenis un día a la semana a mediodía, robándole tiempo a la comida, solo sirve para estresarnos más. Lo más probable que volvamos a la  oficina agobiados por el tráfico  y  acabamos engullendo un sándwich de la máquina de vending.  Tampoco lo es el machacarse a hacer pesar un día a la semana a las diez de la noche o en el partido de futbol de los sábados, que como no estamos en forma acaba muchas veces con lesiones.

Debemos instalar el hábito de practicar ejercicio físico entre moderado e intenso, de tres a seis veces por semana, durante un tiempo de entre 20 a 40 minutos, adaptado a nuestro estado físico y a nuestras posibilidades. Hacerlo de forma progresiva y si es posible contar con la ayuda de un profesional que nos ayude a diseñar un programa adaptado a nuestras posibilidades.  La falta de recursos económicos no es excusa, andar, correr o ir en bicicleta por cualquier parque es gratis. Incluso muchas ciudades disponen de instalaciones para realizar ejercicio físico de forma gratuita.

Como directrices genéricas deberíamos empezar por el ejercicio aeróbico (caminar, correr, nadar, bicicleta) que ejercita y refuerza el sistema cardiovascular quemando calorías y grasas, forma la base de cualquier programa de desarrollo físico. Se puede  complementar con ejercicio anaeróbico ( pesas, máquinas de la sala de fitness, partidos de futbol, tenis)  para potenciar y desarrollar la musculatura. Es especialmente importante realizar los ejercicios de musculación adaptados a nuestra capacidad. Hay que realizar ejercicios de calentamiento antes de iniciar las actividades y evitar lesiones, así como estiramientos al finalizar la actividad. El Yoga y Pilates nos ayudan no solo a desarrollar la flexibilidad de nuestros músculos sino y también a reforzar y equilibrar nuestro cuerpo, prevenir y corregir malas posturas, mejorar el control del movimiento y liberar tensiones.

También hay estudios que demuestran que el ejercicio aeróbico no es solo bueno para nuestros pulmones sino también para nuestro cerebro. Investigadores taiwaneses han encontrado que el ejercicio cardiovascular induce la producción de nuevas células en nuestro cerebro.

Todo en la naturaleza esta sujeto a ciclos, como la noche y el día, las estaciones del año. De la misma forma se rige nuestro organismo necesitamos nuestros períodos de descanso para renovar nuestra energía. Lo mismo que hacemos por la noche con el sueño, renovar nuestra energía, lo podemos aplicar al desarrollo de nuestra capacidad física.  Para desarrollar un músculo lo sometemos a un ejercicio físico más allá de su zona de confort  durante un período de tiempo moderado y luego dejamos que se recupere con ejercicios de estiramiento. Realizando esto de forma repetida conseguiremos desarrollar este músculo de forma saludable y sostenida.  Con la ayuda de un pulsímetro podemos desarrollar nuestro propio programa de desarrollo cardiovascular de forma segura. La tabla inferior muestra como programar nuestra zona de trabajo.

Puedes encontrar más información sobre como usar el pulsímetro en este link a la web de Polar

El ejercicio físico es una manera de desarrollar nuestra capacidad física que a la vez nos renueva mental y emocionalmente. El instituir un hábito de ejercicio físico no solo  fortalece nuestro físico, refuerza nuestra voluntad, desarrolla nuestro cerebro, nos relaja  y aumenta nuestra autoestima.

Puedes encontrar más información sobre salud y bienestar en nuestra página de Dynergy